Que me perdone el Dante por elegir uno de sus títulos para un humilde post… Pero el momento lo merece!

Este sábado 4 de Junio comienzo una vida nueva. Tampoco se diferenciará mucho de la anterior, pero tendrá un ingrediente añadido de emoción e incertidumbre -que son en la vida como la sal y la pimienta de las comidas.

Cuando en marzo de 2007 dejé la Agencia Atlas -donde fuí muy feliz- para aceptar la dirección de VNEWS expliqué a mis compañeros que lo hacía por dos razones: aventura y dinero. La oferta de VNEWS fue magnífica, de esas que uno piensa que se arrepentirá toda la vida si rechaza. Y el reto de dirigir una empresa y aprender a gestionar su día a día tenía mucho de aventura para un filólogo de los años 80 (licenciado, se entiende, no nacido) reciclado en periodista.

El dinero tardé poco en comprender que no era una buena razón. A los pocos días de echar de menos los desayunos de cruasán plancha y comentarios del día con mis mejores amigos y amigas comprendí que no hay dinero para pagar el placer de la compañía de la gente a la que queremos, ni para indemnizar su pérdida.

La aventura, en cambio, siguió motivándome. He estado 4 años y pico en VNEWS, y he vivido de todo lo que un cuarentón (ahora ya cincuentón) puede llamar aventura en términos profesionales. Mi sincero agradecimiento a los accionistas de VNEWS que me han permitido crecer durante estos cuatro años, gestionando una pyme en tiempos difíciles; sin su constante apoyo no habría habido ni aventura ni buenos recuerdos… Gracias!

Y ya que vamos de recuerdos, me viene el de una cena con una buena amiga en la que le confesé mi deseo de inaugurar un nuevo género literario: la novela profesional. Igual que la hay bélica, amorosa o histórica, creo que todavía no se ha hecho suficiente literatura de calidad contando las emociones, intrigas, batallas e historias en general que articulan la vida en el entorno en el que la mayor parte de la gente (aunque cada vez menos desgraciadamente) pasamos la mayor parte del tiempo: el curro. Lo haré, Ángeles, lo haré. Escribiré esa novela.

Hoy, sábado 4 de Junio, la aventura continúa, como diría un eslogan barato de hollywood. Emprendo camino por cuenta propia. Ya os iré contando qué pasos doy…

Pocos días antes de dejar Atlas hice mi primer (y de momento último) salto de caída libre paracaidista…

Ahora no voy a hacer -de momento- nada parecido, pero el salto emocional sí lo es. Establecerse por cuenta propio es el reto de intentar que todo lo aprendido en más de dos décadas de profesión mantenga a mi familia (cosa no difícil, pues somos dos, y ella trabaja :)), y llegue a dar trabajo a más gente… ¡Deseadme suerte!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.