Pero es que era
un dejarse avanzar sobre la noche,
es que no podía más,
tanta belleza envuelta en madera,
que era, verano, que era,
la primera,
primavera, que era, que estaba,
que era simplemente, siendo,
habiendo sido, queriendo ser, siempre
siendo,
un algo que era, siendo, sí, siempre,
sobre tus horas, que también eras,
y estabas, siendo, así, ya ves,
tan simple como la hora,
las dos y media y plantas y sol,
y el agua definida como un canto intemporal
en la bahía del jardín. Era
así de simple, amor, una bahía 
en el jardín, y pájaros lejanos,
azules puertos que rendían sus velas
al más borracho marinero, que era
siempre yo, que estaba
despistado, y perdido, y miraba
cómo salir, y miraba los círculos
del agua que tan dulces confidencias
susurraban poco a poco
en las piedras indefensas
del malecón
y también del corazón. Así era,
un estar sentado a la vera
de tanta ilusión, solo y orgulloso,
definitivo. Era amor, era simple
amor en el puerto, pájaros y sangre
a la espera. Venas y velas y azules y siempre
días y pájaros, así de simple era
amor el verano cuando estaba
siempre amor estaba siendo era
casi casi amor verano siempre era
amor el pájaro
azul del verano
siendo siempre
era amor verano era
así de simple era verano verano amor
así de simple

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.