Creo que es indispensable el lanzamiento de un mercado mundial de criptomonedas literarias, por muchas razones. En primer lugar, los viejos moldes nacionales están agotados. Por mucho que uno se sienta europeo, americano o coreano del norte, la identificación nacionalista, en esta era en la que recibimos impactos multimedia por doquier, sin sentido y sin orden, sobra.

La gente se identifica más con otras banderas: los hay de Newton, otros de Kircher, los de más allá de Platón, y los más sensatos, de Aristóteles. Igual que las marcas de coches o de móviles, las literarias son transversales a la globalidad.

Así que he compartido con mi viejo amigo Elon la idea de lanzar un mercado mundial de criptomonedas literarias: Kafka, Lovecraft, Dostoievsky… ¿Cuál comprarías vosotros? ¿A qué precio nominal? ¿Consideraríais que un rate exchange de 4 Borges por 1 Cervantes es buen precio?

Además, esta iniciativa permitirá la creación subsidiaria de fondos de inversión literarios, compuestos por las criptos que cada gestora considere más oportuno combinar. Personalmente, yo creo que una cartera con un 35% de Cervantes, un 16% de Ovidio, un 5% de Galdós, otro 5% de Dalí (en su faceta escritora), un 7% de Bukowsky, un 6 de Houellebecq y un 24% de Private Equity (nuevos talentos sin descubrir) sería una magnífca inversión. ¿Qué os parece?

Los interesados en esta propuesta pueden ir enviando sus solicitudes de suscripción al formulario de contacto de este blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.