simultaneidad

Boomerang es un complemento de Gmail que permite programar el envío de correos. Es de gran utilidad para autónomos y pymes. Nos da como un don de ubicuidad gracias al cual estamos enviando una factura en el momento oportuno, mientras en realidad estamos peleando con el director de la sucursal bancaria a brazo dislocado sobre la moqueta. Tiene el inconveniente de que uno programa tantos envíos de correos en fechas y horas próximas que a veces se olvida de ello, y no entiendes por qué cuándo te responden. Yo invertiría en Boomerang. De extenderse tendencias tan estúpidas como la normativa francesa que prohíbe enviar correos laborales después de las 6 de la tarde, lo único que podremos hacer es programarlos todos para que se envíen en el horario legal, que se volverá un infierno, por cierto, una sobredosis de mails inasumibles. La cuestión de la instantaneidad es una de las dimensiones esenciales de la comunicación. Siempre hemos asumido que cuando alguien nos envía un correo, y lo vemos al instante, está ahí, al otro lado. Ya no. Seguramente en breve veremos aplicaciones de mensajería instantánea programable, es decir, diferida. La instantaneidad, en realidad, es algo demasiado valioso. ¡Preparaos para gestionar el don de la ubicuidad temporal!

(P.S., por cierto…¿esta publicación ha sido programada?)

Tagged with:
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.