EntoncesVeo

Y entonces veo las fotos de tu muro, y en todas estás sonriente,

rodeada de gente, son selfis brillantes, retratos de una vida

feliz, y en otras se te vé con tus hijos, y en otras con tu nuevo

marido, o lo que sea, esquiando, siempre sonriendo, y miro

las mías, las fotos de mi muro, y sólo veo árboles, mesas de bar,

aceras, flores, atardeceres, cosas, nada. Y entonces sé

que cada cual siguió el camino que mejor pudo, o el que supo,

o lo que tenía marcado, qué más da, qué importa, quién sabe

si todo esto significa felicidad o si la felicidad es ni siquiera importante,

porque ¿sabes? después de ver todas esas fotos de felicidad social

abro la ventana, respiro el jazmín

de mi jardín

y pienso

que cada cual en la vida tiene lo que es, y no hay remedio, y es así,

y no envidio nada, absorto en mi película, te echo de menos, eso sí,

pero me da un poco igual, tanta felicidad, no es mía, no es mía, no es mi vida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.