A mí no me gustan los gatos pero mis versos son como los gatos callejeros desaliñados tuertos maullando de celo y hambre a la luna son felinos silenciosos salvajes a veces capaces de sorprendentes saltos a veces arañan y otras se ovillan en el calor de la página y ronronean al sentir la caricia de tu mirada leyendo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.