TorrePicasso-600

La casa familiar está en Hurtado de Mendoza, y es un piso 14 con magníficas vistas al sur. Recuerdo que cuando nos instalamos en él, a finales de los 60, no existía ni el Ministerio de Economía (la mole negra a la derecha de la imagen) ni el hotel Eurobuilding (que no sale en la foto pero está justo a la izquierda del límite).

Por supuesto tampoco existía la Torre Picasso, que es el edificio blanco iluminado en el centro de la foto. Ni la torre BBVA, oscura, a su lado.

Hubo unos años, en Madrid, a finales de los 70 y la década de los 80, en los que se puso de moda iluminar los edificios con potentísimos reflectores ascendentes. Prácticamente cualquier torrecilla o ministeriucho tenía sus grandes focos verticales en la base, que proyectaban hacia el infinito y más allá el reflejo de sus siluetas.

Hoy quedan pocos. Son épocas de ahorro, de austeridad, de contención. Esta noche he tomado la foto desde la terraza de la casa familiar y me ha alegrado mucho ver que al menos un edificio, la Torre Picasso, mantiene el compromiso de iluminación del universo contraído por Madrid en los ochenta. Ya sé que es caro, pero qué cojones, lo repercutirán a sus inquilinos, no lo pago yo. Y quiero vivir en una ciudad que aún proyecta luz. 

Nostalgia. Hace poco cerraron el Vips enfrente de mi casa (Arturo Soria con López de Hoyos). El día que la Torre Picasso deje de iluminarse de noche seguramente pida asilo en Sao Paulo, Sidney o… -no tengo muchas más opciones…

Tagged with:
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.