Mañana voy a grabar

en el Museo Thyssen

el Surrealismo y el Sueño.

El Surrealismo es el sueño

de una realidad aumentada

verdaderamente,

no por códigos QR o gafas Google,

sino por la imaginación liberada.

Del Surrealismo beben los versos

todos escritos después de 1920,

y los que no, no merecen la pana.

El Surrealismo y el Sueño.

¡Qué maravilloso tobogán, el sueño,

simulacro de la muerte y a la vez

vida tan verdadera, el sueño es el brujo

al que acudimos a consultar cada noche,

gratis, infalible, es el chamán, el doctor

misterioso que no nos dice nada, sino que nos muestra

las claves y las puertas del laberinto que es

nuestra vida, cada día, despiertos, ay.

El sueño hace de la vida una novela interesante.

Sin el sueño, cada cosa llevaría a la siguiente,

sin más, porque sí, pasando página. Duerme, y en el sueño

todo será posible, tu vida será importante, y sólo tuya,

única, misteriosa, incluso para tí, muy misteriosa.

“La interpretación de los sueños” es el libro, Freud

el genio, y eso que solo cada cual puede interpretar

sus propios sueños, no hay recetas, ni símbolos,

ni cartas de tarot, ni nada, sólo hay el sentimiento

que cada sueño nos deja, es un mensaje personal

e intransferible, nadie más puede leerlo, se autodestruirá

en cinco segundos, pero te dirá lo más importante.

El Surrealismo y el Sueño. Freud, Breton, Dalí, Magritte,

Dada, Rousseau, Cirlot, Ramón, siempre Ramón, y Federico,

que aunó con su mirada gigantesca, con esos ojos negros

irrepetibles el romance, el surrealismo y el sueño.

Hoy quiero desearos

a tod@s l@s que devez en cuando leeis

estos versos fesibuqueros y bastante raros,

felices sueños. Y lo haré con un enlace:

Roy Orbison – In Dreams

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.