Es la última frase de la peli

“El Corazón del Ángel”, de Alan Parker.

Es bonita, porque significa a la vez

arder en la silla eléctrica

y en el infierno, donde Harry Angel (Mickey Rourke)

pasará la eternidad en pago de su pacto

con el Diablo (Robert de Niro).

“Arderás por esto”, me repito cada vez

que tecleo tu nombre en el wasap.

“Arderás por esto”, pienso

cuando miento

a todo el mundo, incluído a mí mismo,

por pasar diez minutos a solas contigo.

“Arderás por esto”, es la frase

de moda en mis noches insomnes.

Entonces acudo en peregrinación a Youtube

y busco “Another Day”, de McCartney,

y la escucho. La luz de la canción entra

en mis ojos, mi corazón y casi casi

consigue entrar en mi alma, y la luz

de la canción y su eco tan brillante consigue

por un minuto ocultar el eco

de la condena (“Arderás por esto”).

Y así, entre McCartney y Micky Rourke

transcurren mis días, porque noches

hace tiempo que no tengo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.