Noticia del día, entre otras: a partir de hoy cesa la fabricación de bombillas incandescentes basadas en filamentos de cobre. Se las considera indeseables. Consumen mucha energía. Por directiva comunitaria se las decreta reemplazadas por halógenas y otras gaitas, mucho más eficientes. En efecto, una halógena necesita X% menos suministro energético para suministrar la misma luz. Lo que no dicen es que las bombillas halógenas costarán al consumidor X100% más que las de filamento de cobre. El supuesto ahorro energético es una excusa para vender bombillas a 12 euros en vez de los 1,50 de las filamentosas. Si yo tuviera coco, y no sólo un cráneo relleno de sesos, haría una hoja excel calculando las diferencias entre lo que vamos a pagar de más por las halógenas y lo que el mundo mundial se va a ahorrar en energía por el otro lado, y seguro que demostraba que esto es una milonga. Como no tengo coco, ¡a ver si alguien que me lee se anima! ¡Aunque sólo sea en memoria del bueno de Thomas Alva! Y sobre todo, DETENGAMOS EL MILONGUISMO INFORMATIVO

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.