Acabo de ver «La Novia Cadáver» en reposición en La 2. Qué maravilla. La sensación de intensa maravilla y admiración al trabajo de dibujos animados (aunque éstos sean muñecos de plastilina animados) me hace reafirmarme en mi idea de que Tim Burton es la legítima reencarnación -siniestra, luminosa, fabulosa- de Walt Disney.

Decían que Walt Disney está criogenizado, hibernado para resucitar en algún futuro; es una leyenda urbana conocida. Su significado profundo es que la necesidad de Fantasía y la creatividad del género humano para darle cauce es taaaaaaan grande que por eso Walt no morirá nunca -como Homero, como Cervantes o como los Hermanos Grimm o Anderson.

Ver «La Novia Cadáver» hoy, con 50 tacos, es como ver «Fantasía» con 12, hace cuatro décadas. Un lujo de imaginación, animación, narración, cachondeo y creatividad.

Gracias, Walt, Tim, por la invención y continuidad de este maravilloso género del «dibujo animado», que es de por sí un octavo arte con tanta entidad como el séptimo, pues una cosa es hacer cine con actores y otra muy diferente crearlo con maquetas, cartulinas, artesanos, y mucha paciencia.

Fantasía: ¡qué gran título para la obra maestra de Walt Disney!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.