El tiempo es viento, y la memoria arena. 

Grano a grano se desmoronan las pirámides,
deconstruídas por el viento. La tierra
pertenece al viento, dijo el presidente,
y es quizás lo más cierto de todo lo que dijo.
Brisa a brisa, gota a gota se desmoronan los imperios,
y las eras, y todo lo que en el mundo es algo,
tocado por el viento. Contra él no hay refugio.
Soplará, y soplará, y caerán los muros más altos,
y todo lo que era eterno cederá a su poder
contínuo, a su silbido suave.
Solo una cosa sobrevivirá: el momento
en el que el viento se transforma en música, en canto,
en alegría. Las emociones son inaccesibles a la erosión.
Atesora tesoros en el corazón, donde el viento no llega.
Transforma el tiempo en sonrisas, y vivirás para siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.