Y el mundo es un velódromo ya sin sentido
corredores ciegos giran ante graderíos
desolados mecánicamente voces corean
números falsos apuestas inexistentes
y yo soy el único espectador que ignora
cómo entrar en el parque donde ahora
las muchedumbres han trasladado sus juegos
donde las fuentes cantan y las muchachas
y permanezco atenazado en la barra helada
de un escenario donde la luz es ilusión
de un circo trágico que simplemente no existe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.