En los raíles la certeza
paralela de un desastre
la oscuridad convierte
todas las ventanas en espejos
y la lluvia las aceras la tensión
no tiene nombre no es terror
¿es asombro quizás o amargura?
una amargura lenta como la conciencia
sucederá lo irreparable y sólo tendré silencio
no podré decir o explicarme nada
eternamente payaso del dolor
será mi esperanza tan ridícula
imposible volver la vista atrás
sólo se desciende una vez
si tú no estás para confirmar
que la lluvia huele bien y Wilde
era un gran poeta nada tendrá sentido
y si algo tengo es la seguridad de tu ausencia
a menos naturalemente que yo te preceda
o este texto me distancie tanto del dolor
que nada importe
no conducen a puerto alguno las vías
sólo tu tranquilidad es deseable
tu dolor es el mío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.