No sabe no contesta no responde
inmóvil contempla con seriedad
el vuelo maquinal de las gaviotas
se aferra como un moribundo
a la barra de las últimas esperanzas
contempla el devenir pausado
del mar sus sirenas abrumadoras
su ruido el latido los pulmones
universales que también le prestan
el aire necesario enciende un argumento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.