Eran pájaros estrellas camaleones
una fiesta de tristeza el cine
familiar el tiempo la sangre
helada como un duende
en esquinas imposibles y silencios
hospitales perdidos donde nunca
debimos volver amor perdimos
la calma el bus el último
perdón la cuerda vertical
que nos unía al cielo el cariño
de dobles intenciones y la estafa
secreta que planeábamos juntos

ahora vas a ver

y era amor era estrellas era dulce
pero nunca debimos dejar Puerto Sangre
nunca debimos salir de las esferas
delicadas del café y la amabilidad
nunca pedir justicia derecho hambre
amor hambre y sólo

una última palabra puede salvarnos

ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.