Así me reconozco
contra la oscuridad
del cristal y el silencio
entre las insinuaciones
del viento y un presagio
siempre en la incertidumbre
de una canción o un beso
callado ante las dimensiones
de la realidad o el deseo
ebrio
de posibilidades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.