Como pájaros perlas o sangre
Otoño sus nubes y amenazas
extiende, latiendo,  respirando leve
sus lluvias despliega sabio

margen de calor las horas reservan
aromas aún de primavera
encendida donde los últimos
amantes del barrio se dan cita

pero es inexorable el avance
de la claridad enternecida: Marzo
cuando Lola sale y frunce el alma:

sus labios palomas descontentas
sugieren irreverentes imposibles negligencias
y abre su paraguas, y se va

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.