Díos mío, la noche otra vez
desdenvuelve manteles y estrellas
aire frío para pulmones
helados en espera de
bocacalles devoradoras

sigue el tiempo
dos a cero el real club
deportivo de la miseria
domina ampliamente
el encuentro
y la distancia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.