La luz el calor las horas
adivinas en el baile
nocturno del bulevar
un movimiento esencial y sabes
te reconoces
descendiente de un equívoco
impulso y la sugerencia
veloz de quien querría
perderse en su más profunda
tentación bajo los sauces

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.