Amanece corazón en los oscuros
corredores de la indiferencia niñas
extrañas pasean sus perros y sus aduladores
tiemblan en puertas de su propia
indecisión
crujen los árboles
heridos de fantasía

en la vieja ciudad de los pronombres
el Otoño escancia sus vinos amargos

Amanece Corazón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.