A veces, de sombra, de evanescentes
sombras que sobre tus labios
un momento la clave del perdón
sugieren y después su vuelo
prosiguen hacia la deseada
desinencia final o crepúsculo
taberna hospital o caricia
donde al fin la guardia rendir
cristales abandonar y metáforas
abrir al caudal imaginado
primavera creada tan sólo
en base a pequeños y fugaces
destellos que al fin la eternidad
ahora ¿ves? anuncian

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.