Hay una analogía muy simpática entre Vargas Llosa y Paul McCartney. Los dos eran «malos» por antagonistas de la Izquierda Mundial y Lennon. Ambos se defienden solo con sus obras: no se escudan en movimientos ideológicos. No necesitan propaganda. Sólo hacen buena literatura y buena música. Los que no están a su altura necesitan hacer revoluciones para venderse. Vargas y McCartney no.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.