Posted using Mobypicture.com

La imagen es de esta mañana, sábado 16 de Octubre. Frente a los puestos de libros antiguos y de ocasión del Paseo de Recoletos, en Madrid, un socavón traidor acecha al viandante desprevenido. En este caso, era yo. Y al suelo que me fui. Caí redondo con mis 74 kg de peso sobre el pavimento. Me ví caer en cámara lenta. Lo que más apuro me daba era quedarme lesionado como las personas que salen en las noticias durante horas y que nadie se fijara en mí, pasando de largo. Pero no había todavía terminado de caer cuando ya tenía alrededor tres o cuatro personas, a las que luego se sumó alguna más, interesándose por mí. Además, tampoco tenía nada. Una torcedura de tobillo. Mientras limpiaba mi chaqueta de polvo se me ha acercado uno de los libreros para informarme que era la tercera persona que caía en una hora; que todos los años es lo mismo; que llevan varios pidiendo al Ayuntamiento (cuya sede principal está a pocos metros del lugar de los hechos) que repare este desperfecto tan peligroso. Y nada. Ahí sigue el socavón, socabrón él. Así que desde aquí, en nombre de los Libreros de Viejo, los Aficionados a la Bibliofilia, los Turistas que vienen a Madrid a ver Qué Tal Es, los Viandantes en General, pido, digo, y no por mí, que soy ágil y flexible como un Bruslí castizo, sino por otr@s posibles transeúntes menos afortunados, que de una puñetera vez Reparen el Socavón!!

Tagged with:
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.