Quiero que se lo den a John McLaughlin, guitarrista de Jazz, músico de mil culturas, buena persona, virtuoso de las seis cuerdas, enamorado de la música mediterránea gracias a Paco de Lucía, divulgador universal del arte flamenco gracias a su amistad con él. Todavía recuerdo los conciertos de McLaughlin, DiMeola y Paco en el Pabellón de Deportes del Madrid del paseo de la castellana… Cómo se nos erizaban los pocos pelos de la barba en esos duelos de rapidez e inventiva virtuosa, y con qué tranquila -llena de karma y joy- sonrisa McLaughlin contemplaba a un Paco que cerraba los ojos para lanzarse por su mástil a velocidades de vértigo en busca de las pistas dejadas por el inglés… Qué buenos tiempos.

Gracias a Spotify (¡otro buen candidato a los Premios, ahora en la categoría de Comunicación!) estoy reescuchando estos días la obra musical de John McLaughlin, desde lo más acid jazz a lo más sobrenatural de su pura belleza sonora regada de hinduísmo y sabiduría asiática. Qué gran músico. ¿Cómo se hace para pedir que le den el Príncipe de Asturias de las Artes?

Si alguien cree que no lo merce, haga como yo: teclee «John McLaughlin» en Spotify y regálese un buen y largo finde de pura, buena y virtuosa música. Como muestra, un botón: Two Sisters:

John McLaughlin – Two Sisters

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.