Un juez sabe que escuchar conversaciones de imputados con sus abogados sólo es legal en casos de terrorismo. Sin embargo, ordena estas escuchas en un caso de supuesta corrupción política. Pocos días después, un periódico publica extractos de las conversaciones. Se supone que el director del periódico también sabe que esas escuchas son ilegales. Esto ocurre en un momento de agria confrontación política entre un partido al que es próximo el imputado espiado y otro considerado afín al periódico que publica las conversaciones.

Un juez sabe que la ley de amnistía de 1977 fue aprobada por el Parlamento con el objetivo de cerrar definitivamente las heridas abiertas entre las dos Españas tras la guerra civil. Sin embargo, inicia un proceso para revisar las culpas básicas de la guerra y su trágica posguerra. Esto ocurre en un momento en el que un partido político -en uno de cuyas listas electorales llegó a ser número dos el juez- promueve una ley que evidencia la tibieza del partido rival en la condena del régimen ganador de la guerra civil.

Un juez es invitado a pronunciar conferencias y coordinar actos académicos en Nueva York. Un banco patrocina estos eventos. Algún tiempo después, el juez archiva una querella contra el presidente del banco.

Una mujer es libre de ser o no ser honesta. La del César, además de serlo, tiene que parecerlo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.