El legitimo dolor de las victimas y represaliados; el Estatut; las escuchas ilegales; la corrupcion; la crisis (si, tambien existe!)… La politica parece el arte de levantar y dirigir continuamente humo de un lado a otro, en un totum revuelto en el que ya no caben ni matices ni apenas inteligencia. Es como los programas de corazon; tiene razon el que más grita, el mas descarado, la mas indignada, aunque no sepa por qué.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.