¡Bienvenidos al club, amigos gitanos! Esto ya lo sabía yo, que a veces oigo sentidos lamentos en el aire que parecen provenir de ninguna parte… (El Mundo, 22 de Junio 2011)

Articulo Gitanos Invisibles

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.